El poderío de la poderosa.

A raíz de nuestra columna anterior «La danza de los millones en Sucre» la doctora Negia Cure Ramírez, reconocida financista en el departamento de Sucre, al parecer se empeña en mostrar su poderío, -porque es poderosa- y manifiestan que se altera a diestra y siniestra, cuando públicamente le solicitan explicaciones de su hoy inocultable al parecer atesoramiento económico.

No podemos seguir en una sociedad desigualitaria al extremo, donde de repente se edifican ostentosas acumulaciones monetarias, que al parecer terminan convirtiéndose en una afrenta y desafío para la comunidad. La sociedad envés de reclamar, se somete a sus verdugos por necesidad y miedo. Pues no señores, eso no es correcto ni tolerable. Por el contrario, es cuando más hay que afinar la lupa, sobre todo si al parecer se comprometen recursos públicos.

El colmo es que se enfurecen. Aquí el enfurecido debe ser el pueblo, al ser- al parecer- impunemente saqueado su bienestar, por los que se deleitan y posan de incólumes moralistas y resulta que el resto son los bandidos. Los bandidos son ellos. Por mucho perfume que usen, expelen olor putrefacto. No se escandalicen tanto, que saben que es verdad.

Si el actuar de los verdaderos hampones- intocables del departamento- es tan transparente, entonces que concilien su sueño plácidamente y suspendan el uso de  Alprazolam para dormir. Pero cuando todo un pueblo es maltratado y se tiene una pizca de conciencia, esa pizca produce un solo «menequeo» en la cama toda la noche y posteriormente los vemos comprando finas cremas para las ojeras.

La gente vive triste en casas de cartón, al tanto que los que se apoderan de sus recursos y los «esclavizan» no hay palacete que les parezca suficiente y cada día quieren insaciablemente más.

Al mototaxista le revientan bolillo en la espalda, por cometer el atrevimiento y el ilícito de llevar escasa comida a su casa, pero a los que exprimen las necesidades de un pueblo y al parecer saquean confabuladamente las arcas de la ciudadanía, se les hace calle de honor, consumen excelsa champaña, los mejores whiskies y van escoltados. Así no debe ser. Alguien tiene que pararseles sin temor. Que al menos expliquen la danza de los millones.

Me escribe una lectora lo siguiente «Excelente que haya tocado al “Peyi” Salud a tú lado es de ellos” (sic). En referencia a mi columna anterior, donde mencioné la cercanía inquietante del diputado de Sucre alias “El Peyi” Paternina, al oprimido y saqueado sector salud de Sucre.  Saquen sus propias conclusiones.

  • Mire a ver: avanza la carrera electoral, queda poco más de un mes, para el veredicto final. Si no hay sorpresas de última hora, en Sincelejo el alcalde es el carismático Mario Fernández Alcocer, quien tiene la responsabilidad ante Dios y el pueblo de interiorizar y ejecutar su compromiso con la ciudad.
  • Mire a ver: Andrés Gómez, aspirante a la alcaldía de Sincelejo, tiene saturado el espacio público de Sincelejo, con una cantidad de publicidad, que sea dicho de paso, no es muy agradable al sentido de la vista.
  • Mire a ver: Sigue Francisco Santos, en el sonajero de canciller…aquí daremos la noticia.
  • Mire a ver: «confíen en su perro». Espero comentarios de esta frase.

Gustavo Montes. Celular 3156225752 / [email protected]

108 total views, 108 views today

Fuente