¡A punta de malandrines los venció!

Ni el más optimista de los Cartageneros, pensaba que un hombre sin plata, sin maquinarias y sin estructura de Partido, derrotaría a las rancias estructuras que dominan Cartagena. Tal como lo hizo William Dau Chamat.

La única plataforma de su campaña, eran las redes sociales, desde su Facebook «Salvemos a Cartagena» se atrevió con valentía y ahínco a denunciar a los corruptos, con nombre propio.

Cada mensaje suyo, era replicado miles de veces y comentado por cientos de internautas. Eso se fue replicando en las universidades, en las esquinas, en las calles, en fin, no había sitio donde no se mencionara el nombre de William Dau Chamat. Todos se preguntaban: ¿Quién es Dau? ¿De dónde vino este tipo? ¿Quién es ese man que es capaz de decirle malandrines a los corruptos con nombre propio?

Todo ello, lo fue perfilando como el hombre que era capaz de derrotar a los poderosos. Mientras muchos de sus competidores pedían la unidad y la unidad no se daba, como en efecto sucedió.

Él seguía con su único discurso «Hay que derrotar a los malandrines que han saqueado la ciudad». Esta frase fue haciendo «metástasis» en el cerebro de los Cartageneros quienes entendieron que la política solo requiere una cosa: honradez.

En hora buena, los Cartageneros entendimos que había que salir de ese letargo que nos tenía anestesiados. Que el poder corruptor de la plata, debía ser cambiado por el poder de las ideas, pero William Dau Chamat, lo teórico lo hizo pragmático. Lo demostró, al presentar su plan de gobierno, que lo condenso en apenas tres hojitas. Tres ejes temáticos, bien estructurados, pero que requieren darle forma y fondo.

Concuerdo eso sí, con los que dicen que no tiene experiencia. No tiene experiencia en robar el erario (esperemos que se mantenga así). Lo que demanda la ciudad de él, es que arme un buen equipo de trabajo, que lo ayude a timonear ese gran barco llamado: Alcaldía de Cartagena.

Las esperanzas de muchos Cartageneros, están puestas en él. El tiempo de los malandrines, debe ser cosa del pasado. Soplan vientos de cambio. Esperemos que la relación con el Concejo Distrital de Cartagena, se lleve de forma armónica y con independencia. De igual forma los ciudadanos debemos seguir siendo pro activos en aras de construir la Cartagena que anhelamos.

*Reconocimiento para Cinthya Amador, sin tener esos pergaminos, ni la experiencia de muchos otros afamados que se las dan de «estrategas» de la ciudad, demostró que uno pobre también tiene ideas, sueños, conocimiento y lealtad.

419 total views, 15 views today

Fuente