Ni un paso atrás

Venciendo los pronósticos con 113.627 votos la indignación y la juventud eligieron a William Dau Chamatt como Alcalde, quien está obligado a ser un líder férreo en las soluciones ambientales y la lucha por parar las invasiones y la continuidad de las ocupaciones en las zonas de bajamar, constitucionalmente “protegidas”.

Se sabe que la no contundencia del Estado y las complicidades y tolerancias, han sido causa de la no adopción o falta de efectividad de las medidas y planes para detener y revertir el proceso depredador, y que, solo respetando el territorio, la ley y la ciencia, podremos adaptarnos al aumento del nivel del mar, las tormentas, sus lluvias y las marejadas en este tiempo de crisis climática.

Son pocos los alcaldes que han coordinado y dirigido acciones permanentes de control y vigilancia en todo el Territorio, como ordena el artículo 65 numerales 6 y 7 de la Ley 99 de 1993.  Por eso destaco la activación del Ecobloque y el esfuerzo del alcalde (e) por cumplir y con mística hacer que todos los obligados cumplan protegiendo los ecosistemas que nos cobijan y soportan. Un camino a sin retorno.

La impunidad del daño continuado y la displicencia de la Fiscalía al no perseguir y sancionar la asociación delictiva del comercio de escombros y los rellenos convertidos en “lotes”, requiere derrotar el enfoque facilista y prevaricador de ignorar las estructuras criminales que imponen la ocupación formal o informal del territorio, y con sus abogangters, cambian el uso del suelo y mutan el bien público a privado.

Alerto que entre Tierrabaja y Puerto Rey el negocio con el suelo soberano es ofensivo y la deforestación del bosque descomunal y punzante. Indigna la indiferencia por miedo, complicidad o por la “confianza legítima” del invasor, justificación que alegan también los de la margen derecha del anillo Vial o los del delta de la ciénaga en Marlinda o Villagloria. Los cabecillas son “presuntos indeterminados” y sin sanción por doquier agreden las aguas y la piel de la Virgen violada.

Necesitados de contener los daños y el riesgo, el irrespeto a las zonas protegidas, la ocupación ilegal y las consecuencias ambientales en el ecosistema de manglar y las rondas hídricas, con el liderazgo de la Procuraduría, se determinó la realización en noviembre de una Cumbre de Poderes que resuelva de fondo la permisividad e ilegalidad consentida y construya una metodología eficiente que derrote el delito e imponga el respeto social al capital natural. El artículo 10 del plan de Desarrollo así lo ordena.

En la cumbre participarán el Presidente como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, las Altas Cortes, el Fiscal General y demás entidades y, por supuesto el alcalde (e) y el electo.

Las sentencias sobre las prescripciones, Edurbe, Marlinda y Villagloria, Dow Quimical, Bahía de Cartagena, la resolución sobre Las Américas y otras, casos icónicos sin ejecución, serán esenciales para vencer el delito, dejar de repetirnos y avanzar.

 

116 total views, 116 views today

Fuente