A punto de perderse sede de la Federación de Boxeo.

Con más de treinta (30) años de tener Cartagena, por estatutos, la sede de la Federación Colombiana de Boxeo, surge por medio del actual Presidente, Alberto Torres Martínez un inexplicable proyecto de reforma estatutaria donde le propone a presidentes de ligas del país, que la sede sea trasladada para la ciudad de Barranquilla.

La convocatoria está dirigida a dieciséis (16) presidente de ligas que estando en plenitud de facultades para asistir a la asamblea extraordinaria el día 14 de este mes de noviembre a partir de las 10:00 am en el salón Melanio Porto Ariza, ubicado en el Centro de Alto Rendimiento detrás de Iderbol, seguramente la aprobaran a punta de pupitrazos y sin chistar.

La sugerencia de cambiar la sede y darle asiento en la ciudad de Barranquilla, deberá ser aprobada por el 75% de los asambleístas que parece ser fue socializada y arreglada de manera confidencial con la mayoría de presidentes de ligas amigos incondicionales con la familia Torres oriunda de Barranquilla que desde hace trece (13) años fueron convertidos en los directivos de la Federación con el apoyo de la mayoría de ligas del país, quienes con una alta irresponsabilidad se acostumbraron a enviarle al Presidente de la Federación credenciales en blanco para que aquí en Cartagena se escogieran delegados que no saben siquiera dónde queda la liga que han estado representado en muchas asambleas ordinarias y extraordinarias, pero para esta asamblea extraordinaria convocada para el 14 de este mes, se colige que sí estarán en ese evento verdaderos presidentes de ligas aprovechando la realización de los juegos nacionales.

Lo inexplicable de este proyecto de reforma estatutaria, es que no se entiende como fue aprobado en reunión del órgano de administración de la Federación, cuando por los actuales estatutos Cartagena como sede tiene de los siete (7) miembros el derecho de mantener cuatro (4) escaños en dicho órgano y (2) miembros en el órgano de control como el Revisor Fiscal principal con su suplente. Si la sede es cambiada, Cartagena perdería ese derecho estatutario.

Surge entonces la siguiente pregunta: ¿como aprobaron esos cuatro miembros la propuesta de cambio de sede al igual que el Revisor Fiscal principal?

Los cuatro miembros actuales elegidos por cuatro (4) años son: Iván Sanes Pérez vicepresidente; Oswaldo Martínez primer vocal, Irma Buendía Moreno secretaria y Germán Arrieta segundo vocal, quienes aparte de deber asistir a dicha asamblea deberán responderle a Cartagena porqué estuvieron de acuerdo con este interés de cambiar la sede por parte de la dirigencia del boxeo en Barranquilla.

Solicitar un cambio de sede debería estar bien fundamentada y sustentada, porque es un asunto de tradición y de méritos que en materia de boxeo aficionado y profesional Cartagena sí que tiene la tradición y los méritos que no tiene en este caso la ciudad de Barranquilla, que entre otras el boxeo aficionado del Atlántico, regido por la liga de ese departamento que no recibe ningún apoyo económico de los institutos de deportes de Barranquilla y del Atlántico respectivamente. El boxeo del Atlántico no es ni sombra de ese otrora departamento que en conjunto con Bolívar mandaban la parada a nivel nacional en lo aficionado y en lo profesional, pero que hace unos años viene de capa caída hasta el punto que han tenido que recurrir a boxeadores de Sucre como lo es Albeiro Paredes Jr., y en la rama profesional ni se diga.

Cuando se pretende cambiar una sede, debe haber razones de peso para proponerlo y no por esas decisiones personales y caprichosas que por ser el máximo jerarca del boxeo colombiano se le ocurre semejante delicada e irrespetuosa propuesta. Pregunto: ¿en qué se va a beneficiar el boxeo aficionado y profesional en Colombia solo por cambiar una sede? ¿Cuáles son los méritos que hoy en día tiene Barranquilla para pretender tener la sede de la Federación?

¿Cuáles serían los argumentos técnicos y administrativos que mejorarían la crisis? Si hay algo evidente e indefendible es que estando la sede de la parte administrativa en Barranquilla en cabeza de Julio Torres Roca durante doce (12) años, y un año como presidente por su hijo Alberto Torres Martínez, como es posible que tanto el boxeo aficionado como el profesional en la Región Caribe se encuentra en crisis. ¿Qué ha hecho la Federación para plantear fórmulas de solución en lo técnico y en el arbitraje?

Con el respeto y aprecio que le tenemos a la familia Torres de Barranquilla, solo les recomiendo que desistan de esa inexplicable propuesta de cambiar la sede de la Federación de Boxeo; en cambio, deben es aprovechar la presencia de los presidentes de ligas en los juegos nacionales, para que en asamblea informal o formal se le abra un espacio de discusión y de debates para escuchar a los dolientes del boxeo en Colombia del porqué de la crisis.

P.D. Por mi condición de cartagenero y de ser doliente del boxeo colombiano, hago este pronunciamiento expresando un grito heroico, como respuesta a un derecho que tenemos y que por ética y principios defenderé dentro del respeto la causa del boxeo colombiano.

Ojalá que con esta opinión surjan conceptos que demuestren ser solidarios con esta causa. Tanto el alcalde actual como los concejales de Cartagena y periodistas deben pronunciarse sobre este intento de querer quitarnos a los cartageneros la sede de la Federación en nuestras propias narices.

¡Por el momento levantó mi brazo derecho y empuñó mi mano en señal de protesta!

221 total views, 221 views today

Fuente