Huyendo del fuego nos lanzamos a la candela.

William Dau, o el costo de la desesperación.

Cuando los resultados electorales del 27 de octubre dieron a William Dau Chamatt como ganador de las elecciones a la alcaldía de Cartagena, estallé en llanto y no de alegría. Hice un furioso y emocional vídeo casero que fue enviado a mis amigos cercanos de whatsaap, y que sin preveerlo salió de mi circulo de contactos y se volvió viral enseguida en toda la ciudad. En él doy mi opinión personal del alcalde elegido, y no es buena en lo absoluto. Dau Chamatt ganó por pasión y emoción, pero el grueso de la opinión pública no lo conoce realmente.

El linchamiento hacia mí fue inmediato. Amenazaron con matarme, violarme, echarme agua caliente, atropellarme, el vídeo fue subido a las principales plataformas de web de Cartagena. Tengo años haciendo graves denuncias en vídeo y de todas las formas, y tenía que emputarme en serio y echar un madrazo para que me pusiesen atención y ser trending topic toda una semana. Tiempos que corren.

En primer lugar, hay que aclarar que no soy seguidora de William Garcia Tirado, y no voté por él, mi candidato y mi voto fue por Sergio Londoño Zurek. Ataqué durísimo a Garcia Tirado toda la campaña y puedo probarlo.

Sin embargo, también expresé en mis redes en campaña, que no nos podían limitar a los cartageneros a escoger entre un ladrón y un bufón. Me sostengo en mi opinión personal de William Dau, estoy segura que carece de las condiciones personales para el cargo al que irresponsablemente se lanzó, y la verdad no veo la más mínima posibilidad que esto salga bien.

Será un desastre tan grande que hasta William Garcia Tirado con todo lo bandido que es lo habría hecho mejor. El por lo menos tiene control de sí mismo y de su mente. Cometió el error de no ir a debates, costumbre que seguían siempre los candidatos a alcaldía que punteaban encuestas, sus asesores no leyeron que el mundo está cambiando rápidamente, la política jamás volverá a ser lo mismo en Cartagena.

La revolución que Dau desea hacer en Cartagena, se necesita de vida o muerte, es urgentísima, pero Dau no tiene ni el temple, ni la sensatez, ni el carácter, ni el auto control de un Gustavo Petro, con nada se sulfura, con nada se altera, carece totalmente de criterio. No me lo imagino manejando el estrés y la presión de un despacho con los problemas de esta ciudad. Cuando los malandrines lo aprieten colapsarán sus nervios y sus emociones, me echarán un cuento.

Dice que no va a robar, Dau ok, creámosle eso. Partamos del principio de buena fe. Aunque tiene a su lado a politiqueros y politiqueras infiltrados e infiltradas de la derecha mafiosa, y gente platera, estafadora y ladrona. Gente que yo misma he denunciado reiterada y persistentemente. Así que yo personalmente mantendré los ojos muy abiertos. Muy abiertos.

Del resto Dau no sabe absolutamente nada de la ciudad que dejó hace 15 años. Y no tiene equipo. No bastaba con no votar por Yolanda Wong y no votar por García Tirado, candidatos a quienes todos tiramos piedras por ser símbolos de la política tradicional, había entre 15 candidatos opciones excelentes para votar bien y responsablemente.

William Dau fue un veedor carente de rigurosidad, sin método ni estrategia jurídica, solo hizo circo, escándalo y tiro piedras, el 99 % de sus acusaciones carecen de soporte jurídico, grita verdades conocidas, chismes de parroquia, patentiza leyendas urbanas. Sintoniza con la murmuración y sin verificar las fuentes arma gritería.

¿Por qué nunca me han metido a mí presa con todas las denuncias que he hecho durante años y en cambio Dau lleva varios carcelazos?

Dau y yo tenemos los mismos enemigos y combatimos las mismas cosas pero desapruebo su forma de dar las luchas. No ha conseguido nada concreto nunca fuera de hacerse famoso.

Toda su vida personal está llena de oscuridad, y gigantescas omisiones, tiene varios matrimonios fracasados por maltrato, vive sólo sin sus hijos y sin su familia, sus hermanos y familiares no le acompañan en su epopeya «solitaria» y «heroica» por salvar «el solito» a Cartagena, como quien dice el nuevo mesías pues.

Durante muchos años consumió drogas y esto es verdad sabida en Cartagena (Ojo que no lo estoy juzgando, es su vida personal, solo lo señalo para redondear el perfil biográfico lo más completo posible de quien a partir del primero de enero regirá los destinos de la noble e ínclita ciudad).

En los años 90 se declaró perseguido y se fue volando de la ciudad. Les aclaro, William Dau nació y creció en Castillogrande, el barrio de los ricos tradicionales de la ciudad. Su familia siempre ha tenido grandes negocios, almacenes y propiedades. El no hizo nada en los años 90s que ameritaran un exilio forzoso, no hizo ninguna investigación ni denuncia memorable o que se recuerde o se sepa, pero le entró la paranoia y se fue gritando y pegando alaridos de que lo matarían. Todos nos encogimos de hombros.

En el año 2004 recuerdo perfectamente su famoso y escandaloso exilio. Lo planificó todo maquiavélica y oportunistamente. Publicó una investigación contra la mafia politiquera cartagenera en la desaparecida revista Cambio y compró pasajes para USA para el mismo día que salió la revista. No hubo ni tiempo de comprarla, la edición completa fue recogida, y el mismo día, de inmediato y Dau voló a USA, creo que hasta durmió en el aeropuerto, y pidió asilo político, que le fue concedido.

Pero no vivió de la ayuda social como el común de asilados, de forma extraña, y me encantaría que William Dau contara su historia laboral completa en USA, terminó de vicepresidente de un fondo buitre llamado Blackstone, famoso por dejar sin vivienda a los estadounidenses.

Los fondos buitres compran deudas incobrables y con el apoyo político y jurídico del gobierno gringo aplastan y destruyen a los deudores que se han declarado en quiebra. Como muy filántropo y buena persona el nuevo alcalde de Cartagena ¿Cierto? Destruía vidas en USA pero va a salvar a Cartagena. No sé, pero no le creo, eso tan bueno no viene gratis. Tengo derecho a no creer.

¿Cómo un colombiano de origen sirio trepó tan rápidamente en el competitivo sector financiero de Manhattan? Yo solo pregunto no más.

Se jubiló hace dos años y empezó de inmediato a hacer activismo cibernético en Facebook con su grupo Lets Save Cartagena, que dado el lenguaje escandaloso y amarillista de Dau, se hizo muy viral rápidamente.

Desde su computador en USA, desde la seguridad en la sala de su casa, empezó a mover grupos sociales como titiritero, a organizar eventos masivos como borrar murales de los políticos en internet, insultar empresarios y cazar peleas gratuitas con gente que nunca había visto en su vida.

Apareció en Cartagena hace 4 meses, contrató cientos de muchachos para recoger firmas y pagó los 100 millones que exige la registraduría en seguros, inscribió un plan de gobierno de TRES páginas, lleno de generalidades y lugares comunes y se lanzó a decir que va a meter presos a los malandrines, y que traerá los fondos buitres de USA a Cartagena para aplastar a los politiqueros locales.

Aunque pocas voces sensatas se alzaron ante tremendo despropósito y semejante locura, nadie las escuchó, porque realmente ni yo ni nadie, vio posible que semejante personaje circense fuera tomado en serio por el grueso de la ciudadanía cartagenera. Subestimamos el nivel de desesperación de la ciudadanía. La gente votó por pasión y emoción, y para salvarse de la politiquería tradicional, se lanzaron a un abismo en el que cualquier cosa puede pasar.

Su discurso es maniqueo y lleno de mentiras. Miente al decir que fue él el que tumbó al alcalde Nicolás Curi, miente al decir que era amigo del legendario veedor Jaime Piedrahita Aduen.

No se ha posesionado y ya ataca a diestra y siniestra a los medios, insultó e injurió en vivo y en directo en la W, en entrevista con Jaime Sanchez Cristo a Jhon Montaño, corresponsal de El Tiempo en Cartagena, quién para más piedra, no ha hecho más que apoyarlo y defenderlo.

Y en la misma entrevista pide plata pues se quedó quebrado con la campaña a la alcaldía, sus costos también son contradictorios, en una entrevista dice haberse gastado 55 millones en campaña y en otras dice que se gastó 120 millones, los ahorros para su vejez, y que le quedan pocos milloncitos.

Pide que los empresarios «se bajen del bus» porque él no puede seguir salvando solo a Cartagena (el mesías pues), pide plata para el empalme, para pagar secretaria, oficina y hasta sacar fotocopias.

Vamos por partes, yo personalmente he asesorado empalmes y sé y me consta que no cuestan nada. Todo el comité intergremial se le ha puesto a las órdenes, cuenta gratuitamente con toda la logística y el personal y la asesoría que se necesita.

Vuelvo a preguntar, ¿Para qué es que le pide plata a los empresarios el flamante alcalde antipolítico y anticorrupto? ¿Se le salió lo turco? ¿Y acaso no es pensionado del cargo del vicepresidente de una millonaria financiera estadounidense? ¿Y acaso él y su familia no tienen millonarias propiedades en USA y Colombia? Lo siento mucho pero eso no es digno, no es decoroso y no es serio, y el circo apenas comienza.

Ya le tienen montada una tremenda oposición política y jurídica pero realmente su oposición es él mismo. Él no debió volver nunca de Nueva York. Ya teníamos demasiados problemas en esta ciudad. Es mi opinión y en este país la opinión es libre, de todo lo que nos han quitado en Colombia todavía no nos quitan eso.

La ausencia de formación política del cartagenero promedio nos ha pasado factura. Huyendo del fuego nos lanzamos a la candela. De un extremo al otro extremo.

Ya el daño está hecho y hay que pasar la fiesta en paz y todas las partes deben calmarse. La histeria que se palpa da miedo.

Por otra parte Dau Chamatt está generando un fanatismo cuasi religioso, ciego e histérico digno de mejor causa. En Petro lo justifico, Petro con todos sus humanos defectos es un gigante de la historia. Pero Dau a diferencia de Petro pierde el control con nada, se altera con nada, grita, madrea, ningunea y lo que es peor, pone a sus seguidores a hacer bulling a sus contrincantes

Su contendor William Garcia Tirado denunció en sus redes que las huestes de Dau estaban buscando cerrar sus redes. No Dau, lo siento, pero así no!

Esta es la ciudad que hay, es lo que hay. Espero que no cometan la torpeza de victimizar a Dau buscando impedir su posesión. Hay que esperar que las aguas bajen. Lo más lindo que tiene la vida es que pone cada cosa en su lugar.

Será duro lo que viene. El alcalde no tendrá concejo, de pronto uno o los dos de la Alianza Verde y eso no le alcanzará para pasar ningún principio de acuerdo, eliminará todas las OPS, los damnificados reaccionarán y no puedo imaginar lo que pueda pasar, su capacidad de maniobra dependerá de la capacidad de llamar a la movilización permanente y mantener a la opinión pública en estado de alerta y zozobra. El tamaño del golpe será proporcional a la ilusión. Pobre Cartagena.

358 total views, 358 views today

Fuente