¿Los juegos de la contratación?

Con mucha pompa y parafernalia se inauguraron los 21 Juegos Deportivos Nacionales del Bicentenario Bolívar 2019 y 5tos Paranacionales, precedidos por un desfile descriptivo de todas las regiones participantes.

Se vio un juego multicolor de trajes típicos y atuendos de todos y cada uno de los departamentos participantes, el crisol de etnias que producen una gran variedad de ritmos dando un toque de diversidad propia de un pais donde las mezclas de razas, es el valor agregado de un país cuyo único propósito es el progreso y el desarrollo como nación.

Dentro de ese gran colorido y fastuosidad se destacó nuestro departamento por su gran número de deportistas que sin lugar a dudas lo catapultan como el más opcionado a ganar estas justas, sin embargo en nuestro criterio hubo algo que a mi modo de ver desentonó.

Un gran estratega del fútbol una vez dijo una verdad de a puño “se juega como se vive” y Pacho tendrá In saecula saeculorum la absoluta razón.

Vi una delegación de Bolívar que pareciere despedirse de unas justas y no dándole inicio, un desfile desgarbado, algunos deportistas sin su indumentaria otros con ella mal colocada o con ella de forma inapropiada, algunos dirán que es la desprolijidad con que vivimos en el caribe, otros que esa es nuestra cultura y que así somos.

Pero, quizás es la forma que como sociedad los cartageneros vivimos, una sociedad en la cual hemos invertido los valores y el sentido de las cosas, en su discurso de inauguración hoy el alcalde (e) habló de juego limpio y les agradeció a los contratistas e interventores por su participacion y me llamó la atención estas palabras, porque en su discurso el gobernador Dumek Turbay ni los menciono, es decir no se acordó de quienes construyeron y remodelaron los escenarios donde hoy se desarrollan estos juegos ¿sería remordimiento de conciencia, vergüenza o intentando desmarcarse?

Esto me lo pregunto porque hoy el presidente de la veeduría para los Juegos Nacionales Bolívar 2019, Ever Molina Maza hizo unas muy graves denuncias contra la contratación de los Juegos Nacionales y especificamente por la gestion del gobernador Dumek Turbay Paz y el alcalde Pedrito Pereira Caballero, a decir verdad este tema no es nuevo en el sentido que no es la primera vez que un gobernador, un alcalde y funcionarios del otrora Coldeportes hoy Ministerio del Deporte se ven envueltos en este tipo de situaciones.

  • Juegos Nacionales Cali 2008

En el año 2010 el ex gobernador Juan Carlos Abadía Campo, resultó responsable en los procesos por presuntas irregularidades en otras decisiones cuando estuvo al frente de la Gobernación del Valle. Entre las investigaciones que se siguen están la aprobación y ejecución de las vigencias futuras extraordinarias, el desbordamiento en gastos de publicidad para los juegos nacionales del año 2008.

  • Juegos Nacionales Montería 2012

Para los Juegos Nacionales de Montería 2012 fue peor, el proceso contra el alcalde de Montería (Córdoba), Marcos Daniel Pineda, el ex mandatario de esa ciudad y ex consejero presidencial para las regiones Carlos Correa, se debe a dos contratos para adecuar la infraestructura del coliseo ‘Happy’ Lora en los que según la Fiscalía se detectaron incumplimientos y cambio de diseños en la obra.

Además, de acuerdo con informaciones muy serias, se habrían alterado documentos para pagar dineros sin tener en cuenta avances en la obra, “permitiendo la apropiación de dineros para el Fondo Mixto en un valor de 3.500 millones de pesos”.

Los contratos se firmaron en diciembre de 2011 y junio de 2012, cuando la ciudad fue escogida como sede de los Juegos Nacionales. Pero la obra se entregó cinco años después y según el ente investigador el escenario no responde a la obra inicialmente proyectada.

“El dolo con que usted actuó se deriva no solo de la infracción manifiesta de las normas constitucionales y legales ya citadas, sino también al conocimiento de la imposibilidad de llevar a cabo esta obra para servicio de la comunidad nacional, departamental y local, por cuanto esta obra no sirvió al objeto del contrato”, señala la Fiscalía en el escrito de acusación contra Pineda.

Pero los abogados de los dos implicados alegan que no se cometió ningún delito, pese a que la Fiscalía asegura que los entes de control reportaron un faltante de 3.506’500.000 pesos, dice una noticia de El Espectador.

  • Juegos Nacionales Ibagué 2015

Para el año 2015 en Ibagué La Fiscalía General de la Nación acusó ante el Juez Segundo Penal del Circuito de Ibagué al ex alcalde de esa ciudad, Luis H. Rodríguez Ramírez, por las presuntas irregularidades en la adjudicación de un contrato que ascendía a $811.684.168 y tenía por objeto la realización de los estudios y diseños de obras en el Estadio Manuel Murillo Toro de la capital tolimense, como una de las sedes para las justas de los XX Juegos Nacionales.

Se presume que el ex mandatario local tuvo un interés indebido, a favor suyo y el de terceros, con la adjudicación del citado contrato.

Por otra parte, los investigadores establecieron que fueron presentadas cotizaciones para la construcción de la cubierta del estadio por un costo superior al del mercado, con la finalidad de que la diferencia en el valor fuera dividida entre terceros y el entonces alcalde 2012-2015, quien presuntamente exigió el 15% del valor total del contrato. Conforme a los acuerdos pactados, la supuesta coima ascendía a $2.150’000.000.

Además, Luis H. Rodríguez Ramírez, como ordenador del gasto, habría direccionado al ingeniero consultor para que usara diseños elaborados con anterioridad por un arquitecto con el que, supuestamente, fue acordado un pago de $5’000.000. Finalmente, la obra no se realizó por razones técnicas y presupuestales.

El ex alcalde fue capturado por delitos contra la administración pública y enviado a la cárcel de El Espinal (Tolima), el 11 de noviembre de 2017.

Después de avalar un preacuerdo entre la Fiscalía y la defensa del procesado, un Juez de conocimiento condenó a cinco años de cárcel al ex contratista de la Alcaldía Municipal de Ibagué (Tolima) Raúl Navarro Jaramillo, por su responsabilidad en los delitos de contrato sin cumplimiento de los requisitos legales, interés indebido en la celebración de contratos y concusión.

En la misma decisión se le impuso una multa de 46 salarios mínimos legales mensuales vigentes e inhabilidad para ejercer funciones públicas por 51 meses.

Los hechos por los cuales fue condenado ocurrieron en el año 2013, cuando se suscribió el contrato 1354, que tenía como objeto realizar los estudios y diseños del estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué, con un valor inicial de $568 millones, y el entonces funcionario, aprovechándose de su cargo, exigió al ingeniero licitante una coima de estos dineros.

Cabe anotar que Navarro Jaramillo fue condenado a pagar la condena en el centro penitenciario de Picaleña en Ibagué, luego de que el juez le negó los subrogados.

Evento tras evento los Juegos Nacionales se han estado superando pero, desafortunadamente no deportivamente hablando, sino en materia de corrupción y de desfalco a las finanzas de la Nación, al parecer estos juegos que irónicamente despiertan la ambición de los mandatarios de las ciudades sedes y matan el espíritu deportivo el cual los inspiro.

Este es un extraño fenómeno, si se tienen en cuenta otros escándalos de malversación de recursos públicos. Por ejemplo, en el carrusel de la contratación de Bogotá cayeron: el ex alcalde Samuel Moreno y su hermano Iván Moreno, el ex contralor Miguel Ángel Morales Russi, el ex personero Francisco Rojas Birry, el ex congresista Germán Olano, y los ex concejales Orlando Prada, Ómar Mejía Báez y el tolimense Hipólito Moreno. También fueron a prisión los otrora poderosos primos Nule.

Y en el escándalo de Odebrecht están enredados los ex senadores: Bernardo ‘Ñoño’ Elías, Musa Besaile, Antonio Guerra, Álvaro Ashton y Antonio Guerra, hermano de la senadora uribista María del Rosario Guerra. Y la lista no se ha cerrado.

  • Juegos nacionales Bolívar 2019.

Con júbilo los Cartageneros recibimos la noticia que nuestro departamento había obtenido la sede de los Juegos, es la tercera vez que Bolívar obtiene la sede de estas justas deportivas, la primera fue en 1960, la segunda el 1992, compartida con Barranquilla y Santa Marta y 27 años después organiza estos Juegos de manera individual.

Buscando en los archivos históricos no encontramos evidencias que en las oportunidades antes señaladas se hayan presentado casos de corrupción, estábamos esperando que esta vez no fuese la excepción.

Sin embargo, surgieron gravísimas denuncias del veedor Ever Molina Maza donde coloca de presente que no solo existen irregularidades en materia contractual en la construcción, remodelación y mejoras de los escenarios deportivos, en la contratación de mano de obra sino también en cuanto a la interventoría.

Asegura Molina Maza que tiene documentación de toda la contratación, así como razón social, experiencia y demás datos esenciales de todos y cada uno de los contratistas y de los interventores.

Asegura el denunciante que hubo casos tan alarmantes donde se subcontrató en más de 30 oportunidades en un mismo contrato, así como también denuncia que se explotó a trabajadores venezolanos quienes estaban al momento de la ejecución del contrato de manera irregular en el país.

Dijo que no se habían colocado antes las denuncias a solicitud de un ente de control donde le manifestaron, según él, que esperara a que se concluyeran las obras y evitar traumas en el desarrollo de las adecuaciones de los escenarios y la realización de los Juegos.

Hoy se conoció un audio donde se escucha al contratista que estaba a cargo de la producción de la ceremonia de inauguración quien manifiesta sentirse timado por la producción, ¿luego él no era el productor? La discusión la sostenía con quien este había subcontratado donde el contratista le señalaba que el acto de inauguración fue un desastre seguido de una gran cantidad de insultos y palabras de grueso calibre. Lo más grave del asunto es que al final del audio afirma que los equipos apenas habían llegado ayer a las 4 de la mañana.

Quien escribe, en el mes de abril de este año públicó un artículo donde alertaba de que podrían suceder este tipo de situaciones recordando las palabras del Contralor Delegado para la Participación Ciudadana, Luis Carlos Pineda Téllez quien señalo que estos Juegos Nacionales Bolívar 2019 “eran para los deportistas no para los contratistas” pero, para verdades… el tiempo.

Quien hoy es alcalde electo de la ciudad de Cartagena William Dau Chamat en sus denuncias contra el gobernador Dumek Turbay Paz a principios de este año señalo “Esta es otra forma de asegurar la impunidad y saquear los dineros de los Juegos Nacionales y Paranacionales 2019 sin que nada ni nadie se los impida” refiriéndose al nombramiento de Edgardo Manuel Román Elles, en la gerencia departamental de la Contraloría Departamental de Bolívar, quien fue director administrativo, código 009, grado 02 (director de contrataciones) en la gobernación de Bolívar desde el año 2016, y secretario (e) de víctimas y derechos humanos de la gobernación de Bolívar en 2017, este señor es hombre de confianza del actual gobernador Dumek Turbay Paz, es decir el viejo truco del yo con yo.

La inversión proyectada es de 192 mil 991 millones de pesos para contar con los respectivos escenarios deportivos y toda la organización misma del evento, como dije antes para verdades… el tiempo, solo esperamos que las denuncias del veedor y los escándalos como el del contratista para la producción de la ceremonia de inauguración no terminen destapando una olla podrida de corrupción como ha pasado en los últimos 4 Juegos Nacionales, los colombianos y menos los cartageneros merecemos que eso se repita, estamos cansados de tanta corrupción y politiquería en nuestra ciudad y como diría Kevin Flórez ayer al finalizar su tema musical “Que viva Cartagena Nojoda”.

217 total views, 217 views today

Fuente