Clamor Ciudadano

La marcha y movilización ciudadana del pasado 21 de noviembre fue una muestra palpable de la inconformidad y malestar que inunda a un segmento  significativo de la población colombiana, de nada valieron las estrategias de algunos sectores para infundir miedo y desinformar con el propósito de evitar que la marcha tuviera el éxito que tuvo, que la población se manifestara como se manifestó, que hubiera una expresión espontánea como se dio, cuyos efectos no deben minimizarse y mucho menos desconocerse, por el contrario debe invitar a la reflexión por parte no solo del gobierno nacional en cabeza del señor presidente Iván Duque, sino también de la dirigencia de los partidos políticos y sus representantes en el  congreso, de la rama judicial, comenzando por las altas cortes,  los empresarios y gremios de la producción, los comerciantes, al sector financiero y en general a todos los actores estratégicos, que de una vez por toda deben entender algo bien sencillo y lógico que muchas veces hemos escuchados y repetido, pero que esporádicamente se aplica “El bien general por encima de intereses particulares”.

Estamos entrando en una nueva forma de visualizar nuestra democracia donde quien hoy ostente una representación producto de procesos electorales, deberá estar atento para atender el pensamiento y exigencias de las comunidades, de los problemas que los afecta y las soluciones que proponen, para de manera concertada con los actores correspondiente poder adoptar las políticas y decisiones para atender  los requerimientos  que la población demanda.

No Basta con ganar una elección y con una credencial sentirse envestido de un poder y una autoridad que les permita olvidarse del clamor ciudadano, nuestra democracia no puede reducirse al ejercicio del voto; sobre todo en ambientes donde éste se ve  influenciado por una serie de prácticas que desnaturalizan la voluntad  del elector, por ello en adelante será necesario cambiar el modelo relacional entre gobernantes y población.

Sería craso error pensar que las voces levantadas en la movilización del 21N, las cuales fueron rematadas y continúan  con sonoros ruidos de cacerolas, solo iban dirigidas contra el presidente Duque, la inconformidad obedece a una gama de problemas y políticas donde lógicamente el ejecutivo como cabeza de gobierno se convierte en el referente, dado el sistema presidencialista imperante, pero el llamado de atención  va mucho más allá.

Hoy más que nunca se hace necesario que el presidente invite y escuche a quienes fungen como legítimos y sean reconocidos como representantes de los diferentes sectores participantes en la protesta y movilización (trabajadores, campesinos, centrales obreras, estudiantes, indígenas, artistas, docentes, ambientalistas, pensionados, entre otros). No hay espacio para el desconocimiento de la protesta y mucho menos para la minimización de su potencial escalamiento, no se trata con el dialogo establecer un cogobierno, como están insinuando voces del partido de gobierno, no hay lugar para la prepotencia, el momento exige celeridad y cabeza fría, nada de dilaciones con miras a ganar tiempo  que puede traducirse en aroma  a engaño.

La primera acción para resolver los problemas es conocerlos, sobre todo las causas que los generan, para lo cual se hace necesario escuchar  las diferentes posiciones y visiones sobre los mismos,  sin que ninguna de las parte en interlocución se sienta con la verdad absoluta o trate de imponerse por su poder dominante; las soluciones deben generarse como producto de una construcción colectiva, atendiendo la realidad nacional y de las regiones.

Poco contribuye que se esgrima en los actuales momentos que existe una representación de la ciudadanía en el congreso y aún en el ejecutivo, por haber sido éstos elegidos popularmente; la población en su gran mayoría no se siente representada en los partidos políticos y sus voceros, por ello la importancia de escuchar el clamor popular; se viene un nuevo relacionamiento donde  en adelante el nuevo escenario de expresión serán las protestas en las calles y espacios públicos, de ahí la importancia que los gobernantes tengan y mantengan una conexión con todos los sectores de la ciudadanía, que le permita anticiparse y atender oportunamente los requerimientos que se formulen.

Al terminar el presente escrito, nos informamos sobre el deceso de  Dilian Cruz, el estudiante herido en Bogotá durante protesta pacífica. Paz en su tumba y fuerzas a sus familiares en estos momentos de intenso dolor. No hay derecho para seguir cegando vida de jóvenes que buscan un mejor futuro. Q.E.P.D.

[email protected]

226 total views, 226 views today

Fuente