Manipulación en el boxeo de los Juegos Nacionales 2019.

«Los manipuladores tienen un comportamiento egoísta o mal intencionado. El manipulador es un perseguidor de víctimas que han desarrollado el miedo, la recompensa y la sumisión»

*Si hay algo que ha puesto en tela de juicio la honradez en los combates de boxeo, llámese aficionado o profesional, es el juzgamiento.

Testigo hemos sido en múltiples eventos boxísticos de ambas ramas cómo a boxeadores que han ganado en franca lid sus combates, fueron despojados de sus triunfos por decisiones injustas de tres (3) o cinco (5) jueces/árbitros que durante el trámite del combate tienen la «autoridad» de ir calificando round por round lo que cada uno de ellos supuestamente observó en cada episodio de la pelea.

Anteriormente en el boxeo aficionado los J/A anotaban en su papeleta, y finalizado cada asalto el árbitro las recogía para entregarlas en la mesa técnica; de esa manera se sabía cómo los jueces iban calificando subjetivamente cada round, quienes finalmente daban como ganador al boxeador que había conectado técnicamente los mejores golpes, y acumulara la mayor cantidad de puntos. Este sistema es el que se usa en la rama profesional, con la diferencia que lo técnico no aplica.

Las decisiones en lo aficionado se cantaban 5-0, 4-1 o 3-2. Ahora se cantan como decisión unánime, decisión dividida, o rsc etc. En este sistema fue que se conoció el boxeo olímpico.

En vista que era una discusión de nunca acabar, apareció el invento de «la máquina de puntos» que debe ser operada por un conocedor de este nuevo sistema que hace parte del equipo de jueces/árbitros que están participando en la competencia.

La «máquina» refleja en la pantalla los puntos que los jueces van anotando en sus monitores, y de esa forma el operador es el único que debe saber cómo va el combate para así evitar manipulaciones.

Como este sistema era según el más «honrado» surgió la propuesta de los manipuladores que plantearon que debía instalarse una pantalla para que los fanáticos vieran como iba el combate, y así presionar aún más a los jueces para que quedarán al descubierto cómo iban calificando cada round.

Otro método que surgió, fue el de enviarle a los entrenadores que están en las esquinas un «papelito» con dos estafetas para que estos señores supieran como iba la reyerta.

Son muchas las formas que se han implementado en este tema del juzgamiento, debido a que los oficiales al momento de calificar un combate, por lo regular es protestado.

Hay un adagio que los manipuladores repiten y repiten, que dice: hecha la ley, hecha la trampa.

Es decir, que como «la máquina de puntos» fue hecha por el hombre, también debía tener una forma de manipularla para adulterar el fallo de los jueces.

El problema desde nuestro punto de vista no es la máquina de puntos ni cualquier otro sistema que se inventen, el problema está es en saber quién o quiénes son los que manipulan y también le meten presión a los jueces y a los árbitros para que el fallo sea a favor del egoísta.

Recordemos lo que les sucedió a los jueces/árbitros en los Olímpicos de Río de Janeiro que fueron escogidos como los mejores de A.I.B.A, pero que terminaron investigados por los irregulares fallos, y finalmente sancionados unos y expulsados otros.

En ese bonche de corruptos cayó el juez/árbitro colombiano Armando Carbonell del departamento del Atlántico, que a pesar de estar sancionado, los directivos de la Federación lo han programado para competencias nacionales.

En los recientes y finalizados Juegos Nacionales 2019 en Cartagena, se pudieron apreciar una serie de irregularidades no solo con el manejo de «La máquina de puntos» sino con la manera que se han inventado de hacer el sorteo de los combates, pero lo más curioso es que quién lo hace y lo viene haciendo en cuanto torneo federativo es el entrenador nacional cubano Rafael Iznaga.

El sorteo también hace parte del juzgamiento, entonces quién y porqué se le ha dado esta facultad al entrenador nacional? Por qué los delegados de las ligas lo han permitido?

En cuanto a la máquina de puntos ésta es una herramienta también del juzgamiento que debe estar en un lugar donde nadie, a excepción del operador, es el único que debe estar en ese reservado sitio; además que debe ser operada por un miembro de la Comisión Nacional de Juzgamiento, pero no, fue manejada por un empleado de la Federación de Boxeo de nombre Carlos Sarmiento quien es precisamente  subordinado del Presidente del organismo deportivo nacional, Dr. Alberto Torres Martínez, aclarando que Sarmiento no tiene nada que ver con el juzgamiento, sin embargo este señor permitía que en el lugar donde estaba instalada «La máquina de puntos» permaneciera sentado de la parte de atrás el señor Rafael Iznaga de nacionalidad cubana, entrenador y seleccionador de boxeadores, y José Salinas que son quienes  conforman las pre y las selecciones Colombia.

La pregunta que surge es esta: ¿que hacían en la zona de la máquina de puntos durante toda la competencia los señores Rafael Iznaga y José Salinas? ¿Sería para saber cómo iba el juzgamiento de cada uno de los combates? ¿Cual era el interés de ellos para estar en ese lugar?

La zona restringida de la máquina de puntos también fue frecuentada en algunas oportunidades por el mismo Presidente de la Federación y por el gerente o director administrativo señor Julio Torres Roca, igualmente en el último combate donde el «Momo» Romero perdió la medalla de oro, se pudo observar como el señor Jaime Cuéllar del Valle del Cauca, quien hizo parte de la Comisión Técnica, se paró y fue hasta donde estaba la máquina para seguramente saber cómo fue la decisión aunque fuera anunciado en la pantalla. ¿Que fue a hacer al sitio donde estaba la máquina el señor Cuéllar?

El deporte del boxeo tiene un parecido con el béisbol, en ambos se hacen señas, aunque en el béisbol es para estrategias de juego, pero en el boxeo las señas son para hacer la trampa los demagogos y sirve también para presionar a los jueces y a los árbitros que a la larga, por culpa de ellos mismos, son las víctimas de estos mal intencionados.

En este deporte del boxeo también surge «la suspicacia», debido a que quienes tiene el poder lo  ejercen es para influenciar o para amañar las decisiones de los jueces de acuerdo a sus intereses, ejemplo: en el boxeo aficionado colombiano están tres (3) hermanos Iznaga así: uno, que es Rafael el seleccionador y entrenador nacional, el otro es Roberto Iznaga que es el entrenador de Boyacá, quien tiene un grupo de boxeadores de otros departamentos, y también está René Iznaga quien oficia como entrenador del Valle del Cauca.

Aparte de los Iznaga, sucedió otra presunta irregularidad en estos Juegos Nacionales, y fue que supuestamente la Federación avaló la traída de dos (2) cubanos para el grupo de juzgamiento; uno de nombre Regino Pérez Vega quien sirvió como coordinador de jueces/ arbitros, y el otro de nombre Otto Pérez quién ofició como juez/arbitro. ¿Dónde está la suspicacia por este «manoseo»? Que Boyacá en boxeo fue el campeón en los Juegos Nacionales, y su entrenador es Roberto Iznaga hermano de Rafael que se sentaba detrás del operador de la máquina.

Ante todo, esto aquí narrado me surgen unas inquietudes: ¿está el boxeo aficionado en Colombia dominado por los Iznaga?

¿Quien autorizó la traída de los dos (2) cubanos, si en el instructivo del campeonato dice que se podrían traer jueces internacionales del área? ¿Por qué no trajeron jueces árbitros de República Dominicana, o de Panamá, o de Venezuela sino que tenían que ser cubanos?

Lamentablemente, el boxeo desde el punto de vista técnico en estos Juegos Nacionales no dejó una buena imagen de progreso ni en lo técnico ni en lo competitivo; en cuanto a su organización fue aceptable, pero lo más detestable fueron las malas decisiones de los jueces árbitros en muchos combates y que en especial en el del Momo Romero (Valle) vs Delkin Miranda (Bolívar) donde el único ganador fue el bolivarense, pero los J/A dieron una decisión dividida absurda a favor del valluno.

El otro combate donde Bolívar fue despojado de un triunfo nítido fue el que protagonizaron el bolivarense Jhoiner Midero y el nariñense Juan David Mercharcano, los presentes vieron ganador al de Bolívar, pero los jueces por decisión dividida dieron ganador al nariñense. Así no se puede!!! gritaba el público presente.

En conclusión, lo que quedó fue un sabor agridulce por las amañadas decisiones manejadas desde afuera por los que tienen como costumbre entremeterse en el fallo de los jueces sin importarles el trabajo que los entrenadores y los boxeadores hicieron durante su preparación que a la postre son los únicos perjudicados, así como los directivos de las ligas que hacen un esfuerzo sobre humano para que el boxeo se mantenga activo en cada departamento.

Si se quiere que el deporte del boxeo salga de la crisis en que se encuentra, tendrán las ligas departamentales que rápidamente, antes que sea demasiado tarde, tomar los correctivos del caso gústele o no a los manipuladores de este digno deporte.

227 total views, 226 views today

Fuente