¡Triste!

¡Triste! – Especial Pandemia Sucre.

La improvisación ha definido la conducta de la gobernación de Sucre en esta pandemia y eso cuesta vidas, morbilidad y dinero.

No es dejar las opiniones para después, es responsabilidad social de señalar los errores, para que los que se puedan corregir, se corrijan y no lleguen a afectarle a usted o a su familia, estimado lector.

La gobernación ha optado por la estrategia del pánico, ante la falta de liderazgo. La frase favorita es «esto es una tragedia, vas a morir» y eso de vas a morir o morir, que es el mensaje directo o subliminal, además de ser mentira, complica las cosas.

Lo de tragedia no es aporte a la solución. Es de señalar que comenzó la Gobernación a hablar de tragedia cuando sintieron el candelazo encima. Mientras, todo era viajar en helicóptero por el territorio sucreño, con una gripa encima. Eso no es serio.

No hay que ser científico para saber que la planeación responsable no ha existido. En todo evento de esta magnitud, lo primero es preguntarse ¿Dónde vamos a diagnosticar el virus?

Con la creencia  equivocada que este circularía desde la hora cero de la cuarentena, fue cuando se dieron cuenta que no tenían donde diagnosticar y salieron corriendo a habilitar el laboratorio de Unisucre, a capacitar personal, dos días. Óiganlo bien, dos días. Eso jamás le hubiera pasado a un estratega de contingencias, independiente que en Bogotá no hubieran dado señal, u otros departamentos no lo hicieran. Triste e injustificable, pero no, andaban faranduleando en un helicóptero. Eso tiene su costo para los sucreños, porque  póngale la firma que ya el virus estaba merodeando.

Nunca nos hablaron de la capacitación previa de los profesionales de la salud para la toma de muestra, dejando claro se supone hace parte de su formación.

Es pertinente anotar que una muestra mal tomada o un traslado inadecuado aumenta las probabilidades de resultados falso negativo. Eso implica que el virus se sigue propagando.

Lo tarde del laboratorio diagnóstico repercutirá en las cifras de contagio y muerte, porque  tenemos el ejemplo de Corea del Sur, que basados en un diagnóstico temprano, su mortalidad a la fecha fue del 0.6% (OMS).

Luego de la Gobernación sólo nos decían, aun siendo 25 de marzo, «no hay ningún caso de coronavirus comprobado en el departamento». Eso realmente parece un vociferar de vendedor ambulante antes que un informe serio. Lo correcto era, tal día se tomó la primera muestra y a la fecha van tantas muestras tomadas en adultos masculinos tantas, femeninos tantos, rangos de edad tales ubicación geográfica tal. En niños, tantas, niñas tantas, con la misma descripción anterior.

Los resultados tienen un tiempo de espera de tanto y los resultados que tenemos en la mano al día de hoy son tales, entregados por la autoridad competente y se hace la descripción señalada. Igual se informa a qué tipo de vigilancia están sometidos los pacientes en cuestión, de acuerdo a los lineamientos de Minsalud.  Eso es un informe. De ello al 25 de marzo, nada de nada. El virus haciendo de las suyas.

Los sitios de atención o confinamiento, alternos a las sedes de salud convencionales al 25 de marzo, nada de nada. Triste.

La seguridad alimentaria para afrontar la cuarentena, como en el resto del país ha estado ausente. Con los indigentes nunca nos dijeron que estrategia usaron. Nadie sabe del programa de vigilancia y control en articulación con los municipios para aplicación de los protocolos de salud. Eso parece estar algarete.

Algo en lo que siempre he insistido y parece que la vicepresidenta Marta Lucia Ramírez ha acogido, igual tarde, es la salud mental en la cuarentena. Fue de lo primero que debió hacer la gobernación de Sucre de manera unánime con los municipios, apoyados en medios de comunicación, psiquiatras, sicólogos y trabajadores sociales…pero no, eso lo dejaron a la deriva, sólo en manos de lo creatividad de los ciudadanos y unos profesionales del baile. Que irresponsabilidad. !Triste!

La gerencia de la pandemia en Sucre es tácita. Está pero no está. Eso y nada es lo mismo, muy a pesar de no dudar de las calidades de los profesionales,  pero es que una cosa es ser excelente profesional y otra gerente de un asunto de tal envergadura. A mi criterio además de las aptitudes profesionales, debió estar un médico al frente.

Le colocan la cereza al helado, sellando dispensarios de víveres y droguerías, porque  especulan con los precios. Cualquier Juan de los palotes sabe que la oferta de esos dos renglones, en una emergencia de esta índole se cuida como la niña de los ojos…pero no, aquí las sellan como si nada. No es permitir que especulen; es amonestarlas y MULTARLAS, no sellarlas ¡Por Dios! ¿Quién «dirige» esto? ¿En manos de quién estamos?

El reforzamiento de las IPS para atención de los enfermos, ojalá se esté haciendo. Lo que si supimos por el audio de una diputada generador de pánico, no por decir menos en concordancia con el mensaje que sale de la gobernación;  que desde la gobernación se está alistando la oferta mortuoria.

Aunque suene duro ¿Qué hace uno con los muertos? sepultarlos. El problema son los vivos y hasta los que no debieron morir, con una seria, responsable, eficiente, oportuna, eficaz efectiva PLANEACIÓN que no existió. Amén de la estela que queda a los dolientes. En Sucre esto ha sido muy mal manejado.

Sucre huérfano. El coronavirus no mata a una persona con defensas normales y una con bajas defensas no es sinónimo que la va a matar. Tranquilos. Quédate en casa.

32 total views, 32 views today

Fuente